Hay pequeños retos a los que merece la pena enfrentarse. Uno de ellos podría perfectamente ser el de lanzarse a la caza y lectura de este curioso diario de confesiones y adicciones acaecidas durante un año completo en la vida de Nikki Sixxx. The Heroin Diaries: A year in the life of a shattered Rock Star, asi se llama el folletín. El hándicap es que ni esta editado en España, ni es posible, al menos de momento leerlo en un idioma distinto al ingles. En realidad tampoco es nada grave.

The Heroin Diaries.

Hay muchísimos puntos de interés en todo el torrente de acontecimientos que describen estas páginas, pero una de las cosas que lo hace verdaderamente atractivo, mas allá de la excelente maquetacion del libro, de la curiosidad que suscite el personaje sobre el que versa (que a pesar de todo derrocha carisma por doquier), o que la banda que dirige represente o no muchas de las cosas que mas nos puedan atraer del mundo del Rock, es la sinceridad aplastante con la que describe todos sus estados de animo, que atraviesa todo el relato de forma incisiva, y que marca la pauta, desnudando sus inabarcables miserias y su desesperante falta de control sobre todo lo que le ocurre en este intenso periplo de chutes y subidones, resacas salvajes, broncas, giras, putadas a Vince Neil o a cualquier otro miembro del equipo etc… Un relato de degeneración física y erosión mental supina, y que demuestra que en verdad Nikki Sixx es un superviviente, porque es un autentico milagro que viviendo de esa manera no traspasara nunca el limite de forma irreversible.

Triunfando en Hollywood Bvd.

De agradecer es la desmitificadora visión sobre los cliches de la estrella del Rock, mostrando, por encima de su imagen de joven y atractivo músico de portadas varias, con una banda que se lo estaba comiendo todo, con mucho dinero en su cuenta corriente y cientos de fans dispuestas a ofrecer sexo donde fuera y de la forma que fuera a cambio únicamente de poder contarlo, muestra por contra, decíamos, una realidad sórdida y miserable, que le mantiene de modo inalterable atado a su camello y a su adicción, atado a amigos tambien adictos como, entre otros, Slash o su pareja por aquel entonces, Vanity, exnovia de Prince y modelo de Playboy, que comparten de modo lacerante y parasitario sus malos habitos. Y todo esto afrontando a la vez a la responsabilidad de sacar adelante la grabación de Girls. Girls, Girls y la gira correspondiente, sumergido en un caos vital total del que nadie parece tampoco muy interesado en sacarlo mientras la maquinaria Crue siga funcionado y generando dinero.

Un año entero sin perspectivas vitales claras, sin motivaciones, sin soportar ni respetar a casi nadie. Un año entero de ciclotimia, deprimido, asediado por frecuentes episodios paranoicos que le llevan a esconderse en los armarios de su casa esperando con una pistola a que cualquiera forzara la puerta, consumiendo de modo kamikaze en todas las formas y posibilidades conocidas, y retando a los limites de su propio organismo con una inconscencia realemte absurda.


Nikki & Kat: La vida es un Tatoo!

O sea, un autentico diario de la vida que lleva un yonki (uno con dinero, lo que al menos le llevaba a hacer el mal por diversión, y no por necesidad), perdido en la rutina de tener demasiado tiempo libre y financiación para los vicios, y sobre todo sin escatimar detalles respecto a la parte mas lúgubre y escabrosa de la adicción a la heroína: sobredosis varias, semanas sin ducharse y sin comer, y dolores varios y generales…todo un cuadro para contar a sus hijos, vamos.

El caudal de anécdotas salidas de madre, e incluso divertidas es más que reseñable, y podemos dar por buena incluso esa querencias a la autocomplacencia y la justificación de sus actos en traumas infantiles de niñopoco querido, que quizá son lo menos interesante de todo lo que se cuenta, pero que se compensan de sobras con la transparencia en el discurso y el aroma a verdad que desprenden de sus palabras.

Totalmente todo!

Porque también es de agradecer que no trate de manipular algo que probablemente fuera cierto, y es que aun sabiendo todos nosotros que no es el tipo mas sociable del mundo, ontoda seguridad en aquellos tiempos este señor fuera no solo un drogadicto difícil de de tratar, sino un gilipollas irrespetuoso integral que se dedicaba a putear a mucha gente solo por que si. Probablemente por sus problemillas con la heroina, la cocaina, el alcohol, las mujeres y el mundo en general, todo sea dicho, pero que en cualquier caso lo cortes no quita lo valiente.

Y es curioso que toda esta mierda choque después de manera tan contundente con la energía y las sensaciones que despiertan su música, que al menos por lo que a mi respecta consigue hacerme feliz (digo feliz de bailar, beber y esas cosas) pero que en verdad se inspira en muchos de los episodios que jalonan el lado mas oscuro y primitivo de su autor. Contradicciones de esas que hacen grande a la gente, ya se sabe.

Anuncios